Amar los días grises

El fin de semana pasado fue muy intenso; entre otras cosas fue mi graduación del Máster en Teología. Iba a escribir sobre ello, pero como no paré en todo el finde, no pude, así que os cuento hoy la reflexión que hice al respecto.

Tuvimos la suerte de que el padrino de la promoción fuera José María Rodríguez Olaizola, SJ. Yo había leído alguna cosilla suya, pero nunca lo había visto hablar “en directo”. Igual que me ocurrió en mi graduación del Grado en Teología con quien fue el padrino de la promoción entonces, esta vez también conecté totalmente con las palabras del padrino de la promoción actual.

Dijo varias cosas muy potables, pero me quedé sobre todo con la importancia de amar la rutina, los “días grises”, y la advertencia de que en nuestra vida profesional nos íbamos a encontrar de todo, no solo éxitos, sino también fracasos; no solo alegrías, sino también tristezas.

Siempre tengo la sensación de que en las graduaciones y en actos similares se enfatiza mucho el esfuerzo realizado, el éxito conseguido y el éxito que nos depara el futuro a los que hemos llegado hasta aquí. El “tú puedes/nosotros podemos/no te rindas al perseguir tus sueños” es normalmente el leitmotiv de los discursos de graduación. Y no digo que no sea verdad, porque también soy una apasionada de lo que hago y creo profundamente en que cada uno responda a su vocación, pero creo que hay que matizar el “todo es posible” y el “todos vamos a triunfar”.

Olaizola lo expresó muy bien. Nos dio la enhorabuena por lo que habíamos alcanzado, pero no se quedó en un discurso superficial sobre todos los éxitos que estarían por llegar. Nos recomendó detectar nuestra vocación y responder totalmente a ella, pero sabiendo que es un camino en el que no todo siempre sale bien, en el que hay éxito, pero también fracaso, en el que hay momentos especiales, pero también mucha rutina. Una de las ideas que más me gustaron fue la de que precisamente cuando amamos la rutina es cuando tenemos mayor capacidad para vivir y celebrar los momentos especiales como parte de la vida.

Ya sabéis que esto de la rutina es una de mis obsesiones constantes. Quizá insisto tanto porque veo que socialmente estamos dando el “pendulazo” hacia el otro lado y no está siendo beneficioso para la manera que tenemos de vivir el tiempo. Estoy muy de acuerdo con él en que la mayor parte de la vida es rutina y, además, no hay nada malo en ella. Casi hasta reformularía lo que él llamaba “los días grises”. En la rutina hay días grises, pero también soleados. Puede vivirse la normalidad de una manera novedosa, de una manera creativa, de forma que no tenga la connotación de ser algo “gris”, aunque haya días que, por diferentes motivos, sí lo sean.

Lo importante, me parece, es haber esclarecido de manera profunda el sentido de nuestra vocación. Porque entonces esos días más normales, e incluso los más tristes (que también los hay), estarán en el marco de un sentido, de una vida que tiene raíz y tiene dirección. Lo importante es qué construimos con nuestra vida. Los momentos en los que construimos son de lo más variados, nuestras vivencias de los mismos también. No nos engañemos pensando que hay que coleccionar momentos de subidón, lo que hay que hacer es construir. Construirte a ti mismo, construir tu entorno, construir relaciones valiosas… re-construir lo más roto del mundo que habitamos. Cuando haces eso, y lo haces sincera y desinteresadamente, los éxitos que tengan que venir vienen por sí solos. Y tampoco faltarán días de celebración. Pero la celebración tiene sentido porque has construido algo, no porque quieras tener un momento de emotividad vacía.

Creo que, al graduarnos, tenemos que ser realistas y no olvidar que en la vida nos vamos a encontrar de todo y que vamos a tener que enfrentarnos no solo a éxitos y alegrías, sino también a tristezas y fracasos, y a muchos días de normalidad que a veces no están de un lado ni del otro. Pero todo eso puede vivirse con plenitud si hemos respondido a una vocación, tan sencilla como se quiera, donde lo que cuenta es nuestra respuesta para construir un mundo mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s