#CapitalismoAExamen: 10. El mejor propósito de año nuevo

Estos días todos estamos haciendo propósitos de año nuevo. Además, solemos ser poco originales: perder peso, hacer más ejercicio, no dejar para mañana lo que podamos hacer hoy, conseguir x meta en el curro… Al capitalismo le viene muy bien que tengamos estos propósitos. Solo que, para que le resulten rentables, tiene que “tunearlos” un poco: perder peso pasa hacer dieta comprando productos especiales para ello (pagando), para hacer más ejercicio hay que ir más al gimnasio (pagando), aprender a gestionar lo que tenemos que hacer requiere de un buen coach (pagando), y la meta que más deberíamos perseguir en el curro es ganar más dinero para poder comprar todo lo que queramos y para pagar todo lo anterior. Total, que en el sistema que estamos, todos los propósitos acaban pasando por el dinero.

Ironías aparte, creo que en esto y en otras cosas el consumismo nos ha colado un gol. Ha tenido la capacidad de orientar nuestros pensamientos hacia la superficie: lo que tengo o no tengo, lo que parezco o no parezco, lo que me falta, lo que “necesito”, cómo me ven los demás… No digo que todo esto no sea importante, pero si no profundizamos en ello y buscamos soluciones superficiales, no crecemos realmente como personas.

Llevo todas las vacaciones de Navidad dando vueltas a una frase que me dijo un amigo hace un par de meses: “quien de verdad no se deja llevar por el consumismo es quien está satisfecho consigo mismo y no necesita buscar fuera lo que sabe que tiene dentro”. Hasta quien vive guerreando contra el consumismo sin ser consciente de esta verdad, acaba preso de sus garras.

Como digo siempre que hago una crítica: no se trata de no ir al gimnasio, de no gastar dinero ni de no hacer dieta. Se trata de darnos cuenta de qué es lo más importante para que todo lo demás pueda ocupar el lugar que le corresponde. Y lo más importante es estar a gusto con nosotros mismos y no pretender llenar un vacío existencial con cosas que no lo llenan.

Este debería ser nuestro propósito para 2020: darnos cuenta de que tenemos un tesoro dentro y no dejar que la publicidad y el consumismo nos desvíen de él. Ese tesoro es lo que necesitamos para ser felices. Lo demás está bien, pero no puede usurpar ese lugar. Para que compremos necesitan hacernos creer que nuestra felicidad depende de lo que está fuera. No permitamos que esa idea anide en nosotros. No nos creamos que valemos menos por estar gordos, por no ganar una pasta, por no hacer ejercicio o por no tener un móvil de última generación. Cree que vales por ti mismo, descubre el tesoro que eres, y lo demás vendrá después. Con amor a ti mismo es más fácil que saques otros proyectos y propósitos adelante, y si no salen, no se te caerá todo “el chiringuito”. Pero si te falta eso, te harán creer que vales según lo que te salga bien. ¿Y cuando no te salga?

I.E. # 8: La coherencia

Como hace ya tiempo que no contesto a vuestras inquietudes existenciales, he tenido que releerlas todas de nuevo para elegir una para hoy. Al hacerlo, me he dado cuenta de que a muchos os preocupa el tema de la coherencia personal. La manera de formularlo es distinta, pero en resumidas cuentas todos confluís en que os preocupa si realmente vivimos siendo coherentes con nuestros principios y si esto es posible.

Así sin pensarlo demasiado, tirándome un poco a la piscina, diría dos cosas: 1) Sí es posible ser bastante coherente, aunque es difícil serlo del todo. 2) Actualmente creo que la coherencia no es una actitud que abunde. Partiendo de este análisis de la realidad, me planteo qué puede estar pasando para que esto sea así: todos queremos coherencia, en principio sería posible tenerla, pero vemos que como sociedad «sacamos poca nota» en esta actitud.

Mi primera hipótesis es que no somos coherentes porque nos falta asentar un poco el primer fundamento de la coherencia: los principios o los valores. Si la coherencia se define como actuar conforme a los propios principios, ¿cómo vamos a atenernos a unos principios que ni tenemos claros y que cambian constantemente según lo que nos viene mejor? Claro que en la vida vamos madurando y cambiando de parecer y no tenemos los mismos principios siempre. Me refiero, más bien, a que se está implantando en nuestra sociedad un inmediatismo (muchas veces emotivo y visceral) que nos arrastra a opinar de todo, cada día según nos dé. Para tener principios hay que pararse un poco a pensar cuáles son y por qué los tienes. Sin este paso previo, no tienes nada con lo que ser coherente, nada a lo que atenerte con tus actos.

En segundo lugar, estamos tan preocupados de que los demás se atengan o no a sus principios (para poder criticarlos) que no nos queda tiempo, interés ni fuerzas para observar nuestra propia coherencia. Dicho de forma más simple, somos demasiado «juzgones» y demasiado «bocazas». Lo primero nos pone siempre en guardia frente a los demás y nos disuade de ponernos en guardia ante nosotros mismos. Lo segundo añade más dificultad a la coherencia propia, porque cuantas más cosas critiquemos, más cosas nos tenemos que exigir a nosotros mismos para ser coherentes. Como no lo conseguimos, acabamos teniendo una sensación de falsedad generalizada.

Finalmente, está la cuestión de la pereza y la comodidad (sálvese quien pueda). Ser coherente requiere control, sacrificio y discernimiento; no vale cualquier decisión ante determinada situación. Y reconozcamos que muchas veces no estamos dispuestos. Recurrimos a lo anterior, buscamos un chivo expiatorio al que criticar, y nos olvidamos de que nosotros también tenemos que responder ante nosotros mismos y ante los demás.

Sé que hoy he sido más dura de lo habitual. Creo que hay cuestiones en las que no conviene que nos sigamos engañando todos. Como siempre, no valen las generalizaciones, y hay gente que no sigue estos patrones o no de manera tan drástica. Pero seamos sinceros: estamos fomentando una sociedad superficial, criticona y acomodada. Con todo, yo sigo permaneciendo optimista y os diré por qué:

1) Creo que sí tenemos principios, pero nos falta darles nombre y asentarlos. No es que seamos gente sin valores, pero no dedicamos el tiempo suficiente a pensarlos y priorizarlos. Ante una situación suele haber varios valores en juego y no podemos dejarnos llevar por la primera impresión que la situación nos produce. Así, creo que seguimos teniendo sensibilidad y capacidad de valoración, pero nos falta desarrollar un juicio más crítico.

2) No estamos tan lejos de la coherencia porque al menos la entendemos como un valor y no nos gusta cuando falta. La parte positiva de nuestra «compulsión al juicio» es que somos capaces de ver como negativo lo que no es bueno. Ahora bien, tendríamos que empezar por dirigir esa mirada crítica hacia nosotros mismos, y no utilizarla para hacernos daño sino para crecer (la actitud criticona dirigida hacia uno mismo también es muy dañina… no se trata de culpar, sino de mejorar como persona). Una vez que hemos hecho este proceso personal, tendremos más capacidad para que la crítica que hagamos, tanto a nosotros mismos como a los demás, sea constructiva y compasiva y no destructiva.

Esta semana me gustaría que todos hiciéramos estos deberes: pensar un poco más con calma y profundidad qué está en juego en cada situación y cómo debemos valorarla; esforzarnos por actuar un poco más fielmente a ese discernimiento que hemos hecho; controlar un poco nuestra lengua y empezar por buscar nuestra propia coherencia antes de exigírsela hipócritamente a los demás.

Sin enfrentarse a crecer uno mismo creo que no se está en situación de hacer ninguna crítica (y ojo que digo «hacer crítica» y no «juzgar» o «criticar»). Podemos ser coherentes, pero nos lo tenemos que currar un poco más.